cool Compra ahora y te llega en 24/48 horas. Envío gratis a partir de 59€

Buenos días y ¡¡Feliz jueves!!

Esta semana hemos tenido la oportunidad de dar su primer baño a una preciosa cachorrita de Pomerania, algo que disfrutamos enormemente, no solo porque es una auténtica monada, también porque hemos contribuído a hacer del baño una experiencia agradable para ella, ahora y para el resto de su vida.

Existen muchas dudas al respecto ¿Puedo bañar a mi perro aunque no esté vacunado? ¿Cómo debo hacerlo y con qué frecuencia? ¿Qué riesgos existen?

Hasta hace poco se recomendaba no bañar al cachorro hasta no haber completado el protocolo de vacunación, sin embargo éstas precauciones no tienen un fundamento real y, actualmente, ya no se aplican. Podemos bañar a nuestro perro con total tranquilidad después del destete, aunque aún no esté vacunado. Hasta donde sabemos, los niños pequeños se bañan frecuentemente aún sin estarlo ¿No es cierto? Lo realmente importante es tener en cuenta una serie de recomendaciones.

  • Utilizar agua templada. La temperatura debe ser agradable y cálida para el cachorrito. Comprobar sobre nuestra piel primero, igual que haríamos al bañar a un bebé.
  • Utilizar un champú adecuado, que sea respetuoso con el ph de su piel y contribuya a mantener la piel y el pelo hidratados y en buenas condiciones de salud.
  • Realizar un secado correcto. Este punto es muy importante. Debemos evitar a toda costa que el perro coja frío, por ello, el secado debe realizarse inmediatamente después del baño, sin esperas y de manera exhaustiva. La temperatura del aire debe ser adecuada, ni fría ni demasiado caliente, y debemos asegurarnos de que todas las partes del cuerpo quedan perfectamente secas, sin ningún rastro de humedad.

Además, el período comprendido entre los 2 y los 4 meses de edad del perro se conoce como “período de socialización”, todo cuanto el perro experimente y aprenda en esta etapa perdurará y evitará problemas futuros relacionados con miedos ante lo desconocido.

“La experiencia del baño vivida de forma agradable entre los 2 y los 4 meses de edad evitará futuros miedos en la etapa adulta”

Por otro lado, existe un mito que relaciona el baño de los cachorros no vacunados con el riesgo de contraer moquillo. Esto es completamente falso. El moquillo es una enfermedad vírica que solo se contrae en caso de que nuestro perro esté en contacto con otro infectado con el virus, nada que ver con el baño.

“El baño en sí mismo no representa riesgo alguno para el cachorro, aunque éste no haya sido vacunado aún. Los posibles riesgos derivan de un mal procedimiento o de la utilización de productos inadecuados”

En cuanto a la frecuencia con la que debemos bañar a nuestro perro, la respuesta es “siempre que sea necesario”. Los perros se ensucian, es normal, y cuando son cachorros todavía más. Es absurdo no bañar a un perro que está sucio solo porque lo hemos hecho hace poco. Antiguamente se llegaba a establecer como pauta “un baño al mes” pero ¿Por qué? No hay un fundamento real, al margen de que antes no contábamos con una gama de cosmética tan amplia, y de tanta calidad, como la que existe ahora en el mercado. Siempre que utilicemos un buen producto y lo hagamos adecuadamente, no hay motivo para no bañar a nuestro perro con frecuencia.

En Peter Can utilizamos cosmética de alta gama, completamente segura para tu perro, adaptada al Ph de su piel y a las posibles necesidades específicas que pueda presentar (dermatitis, seborrea, alergias…). También tenemos productos especialmente indicados para el cachorro, como es el caso del champú y la colonia ARTERO BABY, ambos disponibles en nuestro servicio de peluquería y a la venta en nuestra tienda ¡¡Pregúntanos!!